Marca personal enfermera: aportando valor a la comunidad

¿Me ayudas a difundir?

[0 de 0]

“El lenguaje encierra un simbolismo muy potente que con frecuencia pasa desapercibido, pero que en realidad configura la visión de las cosas” @Anthias67

Así comienza este post de vuelta a la conexión digital, aunque no me he desconectado del todo, simplemente he bajado el ritmo, me he dedicado a leer libros, artículos que tenía pendientes, a ordenar mi “diógenes digital” de todo aquello que guardamos para leer o en Evernote. Llegó la hora de volver a la carga, a escribir, a preparar ponencias para congresos y jornadas y sobre todo a llamar a las cosas por su nombre, como bien nos dice Soledad Gallardo en estas palabras de su tuit fijado que se me grabó a fuego cuando preparábamos allá por mayo aquel curso de eSalud.

Durante estos meses de verano he estado leyendo mucho, me han servido para reflexionar y planificar la “vuelta al cole” que todos hacemos en septiembre, como si no hubiera un mañana, de repente hay que trabajar en metas y objetivos planteados a primero de año, cuando en realidad el parón veraniego sirve para cargar pilas para seguir, porque parar, no paramos nunca.

Uno de los libros que tenía pendientes de leer era “Marca eres tú” de una de mis referentes Eva Collado Durán, que la he mencionado más de una vez en este blog. En este libro, Eva nos cuenta su experiencia de cómo podemos mejorar nuestro futuro profesional a través de nuestra marca personal. Un libro cargado de sabiduría porque es su propia experiencia, escrito en un lenguaje cercano y que sirve para cualquier persona que quiera mejorar a nivel profesional y como persona.

Leer este libro ha inspirado el título de este post y de los que vendrán, porque todos tenemos una marca personal, unos valores, experiencia y autenticidad que nos hace únicos y es por ello que conocernos para mejorar nos enriquece personal y profesionalmente de tal manera que con el conocimiento compartido podemos aportar valor a la comunidad, que es de lo que se trata. 

Si algo caracteriza a los profesionales de salud activos en las redes y que por tanto, esta presencia digital nos ha dado a conocer unos a otros es la esencia de COMPARTIR, COLABORAR, CO-CREAR, CONSTRUIR, COOPERAR, AYUDAR y hacer crecer a todo el mundo que tienes alrededor, TEJIENDO  REDES DE PERSONAS QUE COMPARTEN CONOCIMIENTO Y EXPERIENCIAS CON OTRAS PERSONAS. 

No os estoy diciendo nada nuevo ni que no sepáis ya, pero se trata de poner nombre a las cosas, de sentarnos a escribir eso que sabemos, de darnos cuenta de cual es nuestra marca personal y auténtica y ponerla en valor, porque “el TALENTO no es sólo saber hacer, sino PONER EN VALOR LO QUE UNO SABE HACER”.

Así que este post no pretende hablar de la marca personal ni ser una guía, como bien dice Eva en su libro, para eso ya están los expertos en el tema. Se trata de que cada uno de nosotros empiece a poner en valor todo aquello que sabe, que lo comparta, que utilice las redes para lo que están, canales de comunicación y amplificadores profesionales para llegar a comunidades activas de personas que buscan en la red información y conocimiento fiable de salud, porque existe un vacío brutal de información en los pacientes y que mejor que esa necesidad la cubran profesionales expertos en salud y esos sois cada vosotros, cada uno de vosotros. 

 

“Ninguno de nosotros es tan capaz como todos nosotros juntos”

 

Cualquier persona y profesional que tiene años de experiencia es capaz de dar una charla, una formación, escribir un post o colaborar con otros compañeros para compartir ese conocimiento basado en su años de profesión. Un experto de algo no es sólo el que habla de ello, sino el que consigue resultados que otros también quieren conseguir y que benefician al equipo, a la profesión y por tanto a la comunidad. Lo más importante de una persona es su credibilidad y la credibilidad depende de los resultados, porque sino pasamos a la acción no conseguiremos avanzar.

Y aquí es donde juega un papel importante la marca personal de cada uno, y ello implica conocerse bien, aceptar como somos sin frustrarnos y hacer lo posible para mejorar y aprender de los demás, de nuestros referentes, de esos profesionales que hacen que las cosas sucedan y que están donde se toman las decisiones dejándose la piel por ti y por mi, por la profesión.

Trabajar por la visibilidad enfermera de la que tanto hablamos y tantas acciones se llevan a cabo, implica tener un plan estratégico común con el colectivo, ser coherentes con el mundo online y offline, porque esto no va de tener “fama” “ser influencer” o tener muchos seguidores. Ni mucho menos se arreglan las cosas a golpe de tuit, sino que esto va mucho más allá.

 La marca personal no va de postureo digital, va de la huella que dejamos como persona a nivel profesional en nuestras unidades, en los pacientes, en nuestra organización y por tanto en la comunidad a la que cuidamos. Va de valores humanos, relaciones profesionales y de persona a persona. De ser conocidos y reconocidos por nuestros compañeros, por los cuidados, y así, como esa lluvia fina que va calando, esa visibilidad y reconocimiento profesional que tanto ansiamos caerá por su propio peso, por el trabajo diario, por la suma de todos.

Ejemplo de reconocimiento a un enfermero por parte de sus compañeros, ejemplo de gran persona, de marca personal y gran profesional: Pablo Sánchez.

Si te fueras de tu unidad o servicio, ¿te despedirían así? Piénsalo…..un ejemplo más vale más que mil palabras.

 

El mayor legado que le podemos dejar a la sociedad es el conocimiento enfermero y este conocimiento debe compartirse, para ello los medios digitales pueden ayudarnos a difundir esa información para que llegue a la comunidad donde están las personas. Ni que decir tiene que la red son personas, frase que no me canso de repetir y aunque para muchos esto es un desgaste de tiempo y no le ven sentido, para muchos otros este medio es un lugar donde conectas con gente, porque al otro lado de la pantalla hay personas que buscan información y apoyo entre iguales, sean profesionales o pacientes, da igual, personas.

Ha llegado la hora de plantearnos objetivos individuales y colectivos, de elaborar un plan, de dosificar y organizarnos para no llegar al agotamiento, y hablo de mi propia experiencia en esta primera mitad de año. Lo que está claro que cada uno decide hasta donde se implica y cual es su objetivo profesional. No todos tenemos la misma motivación, no todos liderarán acciones, no todos tienen que tener una marca personal consolidada, a lo mejor es que pasan de todo esto, y me parece perfecto y lícito. Pero si hay personas que queremos hacerlo ( y me incluyo) con no criticarlas o machacarlas sin saber no estaría nada mal,  no impedir el avance, dejar pasar, apoyar a las personas que trabajan por mejorar las cosas, por hacer avanzar esta profesión y por aportar valor a la comunidad.

Ha llegado la hora de perder de nuevo esa zona de confort, como dice Eva en su libro…lo digo volver a perder porque de la mía ya he salido varias veces, pero sino te das cuenta te vuelves a acomodar en ese espacio y caes. Y de eso nada.

Perdamos  la zona de confort, trabajemos esa marca personal que nos diferencie y nos complemente, no nos cansemos de compartir y colaborar, sumemos esfuerzos, porque el futuro es apasionante. Y ahora #AlTurrón porque no me cansaré de repetir que #otraformaesposible y así lo creemos unos cuantos. 

“No se llevan a cabo cambios sin que surjan inconvenientes, aunque sea para pasar de peor a mejor” ( Samuel Johnson)

 

Enlaces recomendados sobre marca personal:
Razones por las que todo personal sanitario debería construir su marca profesional en redes sociales por Iñaki González @goroji

-Definiendo Marca Personal y Marca Profesional #MarcaPersonal #RRHH por Eva Collado Durán.