Construye y gestiona tu marca personal en la red

[0 de 0]

¿Me ayudas a difundir?

“No es verdad que si no estás en las redes sociales no existes, pero si no estás….¿Cómo te van a encontrar?” Eva Collado Durán.

Y más que encontrar, ¿cómo vamos a poner en valor nuestro talento, conocimiento y experiencia profesional para que el paciente activo en red se pueda beneficiar de ello y así seremos las enfermeras las que aportemos valor social?

Seguimos hablando de marca personal y en esta entrada veremos cómo a través de las redes podemos construirla y gestionarla, de tal manera que nos diferenciemos, empecemos a crear nuestra comunidad, identificar los referentes tanto profesionales como pacientes que nos pueden ayudar y trabajando juntos, colaborando, compartamos experiencias y conocimientos.

Según el informe ONTSI de “Los ciudadanos ante la e-Sanidad” de 2016/17, un 27’6% de los ciudadanos declara que le gustaría poder comunicarse con su profesional de referencia a través de las redes sociales, por tanto sino estamos en los canales de comunicación donde están las personas difícilmente podremos detectar sus necesidades respecto a su salud, o qué narrativa utilizar para realizar acciones de educación para la salud por ejemplo, ni mucho menos en que canales llevarlas a cabo.

En los tiempos que vivimos, no aprovechar el entorno web y las nuevas tecnologías como herramientas de aprendizaje y de conexiones entre personas, supone perder una gran ventaja, ya que la gestión del conocimiento, formación continuada, comunicación con las personas y la gestión de nuestro tiempo son fundamentales para el desarrollo profesional competitivo. Por lo tanto dedicar tiempo en formarnos para sacarle el máximo potencial a estas herramientas y canales es ya una necesidad como profesionales de salud, porque el cambio es ya una realidad y es el momento de desarrollar todas nuestras competencias y utilizar las redes para construir y aprender.

Diseña un método: plan de marketing

Como profesional de la salud, tomar la decisión de tener presencia activa en las redes, tomando las riendas de tu identidad digital y construir tu marca personal, es una decisión totalmente personal y libre. Si decides estar e invertir tu tiempo en sacarle el máximo partido para que te aporte beneficio personal y a la vez mejores profesionalmente, debes formarte en competencias digitales, manejo de las redes sociales y diseñar un método con tus propios objetivos, misión, valores y tener claro que plan de comunicación vas a llevar a cabo. 

Elaborar un plan de marketing mas o menos estructurado nos hace pensar en quienes somos, cuales son nuestros valores y competencias que vamos a compartir en las redes, cómo queremos posicionarnos, para qué vamos a usar estos canales, teniendo bien en cuenta la ley de protección de datos y privacidad, así como la ética profesional.

Realizaremos una fase de valoración y convicción y estableceremos un plan de comunicación, conectando con profesionales referentes y pacientes activos que tienen mucho que enseñarnos y de esta manera nuestro entorno personal de aprendizaje se verá enriquecido y es así cuando obtendremos los beneficios y recompensas, tanto personales y profesionales a este tiempo invertido.

Como experiencia personal te diré que todo este tiempo invertido es a parte de tu jornada laboral asistencial, mi decisión fue totalmente personal, no hay reconocimiento por parte de mi organización ni compensación económica alguna. Pero sin embargo te diré que el aprendizaje personal y profesional de estos años de inmersión digital han sido mil veces mejores que los 14 años anteriores de profesión cuando sólo me dedicaba a los turnos, algún curso que otro y poco más. Por eso sigo dedicando mi tiempo en contarte en estas entradas mi propia experiencia, cómo he aprendido, de donde y todo el enriquecimiento que te puede suponer. Si te sirve o no agradezco feedback para seguir mejorando y aprendiendo.

Como podéis ver en esta diapositiva que utilicé en el curso de comunicación digital y herramientas de marketing que impartí allá por mayo, todo plan de marketing tiene estos 7 pasos a seguir:

  1. Fase de introspección: ¿quién soy? ¿cómo voy a posicionarme?
  2. Fase de valoración: valorar presente y futuro de nuestra profesión, dónde puedo posicionarme mejor en base a mi experiencia para aportar valor
  3. Fase de convicción: tener claro porqué estar, estar convencidos que supone aporte y recompensa personal y detectar la necesidad de estar porque el paciente lo está
  4. Plan de comunicación: elección de los canales tanto online como offline donde estar y tener presencia, conocer bien estos canales para poder saber como funciona cada red.
  5. Elaborar mi entorno personal de aprendizaje
  6. Posicionamiento: aportar valor, crear contenidos en un blog o colaborar con otros
  7. Red de networking: o lo que es lo mismo, red de personas

Ni que decir tiene que estos pasos son de Eva Collado Durán, especialista en gestión estratégica del capital humano y que nos sirven para estructurar nuestro plan de acción.

Estrategia básica

Inspirada en este artículo de Manuel Pineda sobre marketing para tu negocio, se puede elaborar una estrategia básica de nuestra misión, visión y valores, realizar un análisis de investigación previo sobre cual va a ser la ciudadanía diana, profesionales y competencias incluso teniendo en cuenta un análisis DAFO de debilidades, fortalezas y oportunidades a tener en cuenta. Una vez establecidas estas premisas básicas, realizaremos nuestro plan de actuación para poder ir revisando si vamos consiguiendo resultados y objetivos y así iremos avanzando.

Reflexionemos sobre el futuro….

Vivimos un cambio de época, nuestra profesión no estática y nosotros menos, estamos evolucionando, así que cambia antes de que tengas que hacerlo. Detecta cuáles son los cambios que te afectan a nivel profesional y hazte la siguiente pregunta:

¿Estas preparado para enfrentarte a estos cambios y a esta nueva forma de trabajar y formarte?

Aceptar enfrentarte a este cambio es reconocer nuestras propias debilidades, que supondrán aprender, trabajar, leer, investigar, desaprender para volver a aprender y eso es esfuerzo. Y este esfuerzo no todo el mundo está dispuesto a asumirlo, porque esperan que su organización se lo facilite, que le de las horas, que le paguen cursos o máster, que le de libre para tal o cual jornada……pero esto no va a pasar. Es más fácil “culpar” a la organización de que “no facilitan” todas estas cosas que arremangarse y echar horas en mejorar como profesionales, formarnos, impulsar cambios y acciones, etc.

Podemos ver todo esto como una amenaza o algo que no sirve para nada, o podemos romper la zona de confort y responsabilizarnos cada uno de mejorar nuestras competencias profesionales. Porque si tienes ganas y buscas encontrarás apoyos en todas partes, hasta de tu organización, porque recursos de formación, docencia e investigación hay, pero si nunca te has preocupado por ver qué ofrecen o proponerles tú cosas en función de tus necesidades, entonces siempre dirás que “es que no hacen nada”. Y así tu conciencia está más tranquila, pero flaco favor haces a tu profesionalidad.

Y así con estas reflexiones al aire……te dejo que le des una vuelta a este post que puede ayudarte a construir una red de personas con las que caminar por esta bendita profesión, convencida una vez más de que con #profesionalismo #otraformaesposible. 

 

PD: en la próxima entrada realizaremos una inmersión en las redes sociales para saber que redes elegir y cómo sacarles el máximo partido.