Las necesarias competencias y habilidades digitales en las enfermeras #HablemosdeCuidados

¿Me ayudas a difundir?

[0 de 0]

En el marco del movimiento NURSING NOW, al que se ha adherido el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, la Consejería de Salud y Familias de Andalucía y la propia Escuela Andaluza de Salud Pública, organizó un ciclo de encuentros abiertos, a los que se puede asistir a través del canal de Youtube ( y verlos a posteriori).

El pasado 10 diciembre tuve el honor de participar en estos ciclos de encuentros llamados #HablemosdeCuidados hablando sobre las necesarias competencias y habilidades digitales en las enfermeras. Un formato de encuentro muy dinámico, a modo de entrevista dirigido por Eva Martín Ruiz, enfermera y socióloga de la Escuela Andaluza de Salud Pública.

Las preguntas y experiencia de Eva siempre supone un reto para el conferenciante, ya que centra el tema y pone el foco en cuestiones de interés sobre la temática que se está debatiendo, lo que hace que todos los ciclos de encuentros compartidos merezcan mucho la pena ser visualizados. Menos mal que los dejan grabados en su canal de Youtube y los podéis ver a posteriori. Os los recomiendo todos.

Comparto con vosotros esta entrevista y mis respuestas, más o menos, porque siempre en directo cuando se expone hilas un tema con otro y de lo que escribes cuando te preparas las preguntas a lo que respondes a veces puede variar. Pero para que tengáis algunos enlaces que comenté y para aquellos que quieran adentrarse y formarse en competencias digitales puede resultar de interés. En este blog y en mis contenidos encontraréis más información sobre este tema, ya que forma parte de mis pasiones y competencias profesionales.

1.¿A qué nos referimos con competencias y habilidades digitales? ¿Qué son y por qué son necesarias?

Desde el año 2005 la Organización Mundial de la Salud recomienda la incorporación a las políticas sanitarias de los estados miembros las diferentes estrategias e infraestructuras de la salud digital, ya que considera que podrían tener un impacto positivo a la hora de prestar atención sanitaria a todo tipo de pacientes, y también podrían ayudar en otros ámbitos como la investigación o la salud pública.

De la misma manera, son diversas las instituciones que han publicado recomendaciones para implantar estrategias de salud digital dentro de las organizaciones sanitarias.

Las competencias digitales tienen un Marco, el Marco Europeo de las Competencias Digitales ( DIGCOMP) y en este marco, la definición de competencias digitales es la siguiente:

“La competencia digital es el conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes y concienciación que el uso de las TIC y de los medios digitales  requiere para realizar tareas, resolver problemas, gestionar la información, colaborar, crear y compartir contenidos y generar conocimiento de forma efectiva, eficaz, adecuada, crítica, creativa, autónoma, flexible, ética y reflexiva; para el trabajo, el ocio, la participación, la socialización, el consumo y el empoderamiento”

Se exponen 5 áreas de competencias que son las siguientes:

  1. Información
  2. Comunicación
  3. Creación de contenidos
  4. Seguridad
  5. Resolución de problemas

¿Qué son las competencias digitales?

Las competencias digitales son el conjunto de conocimientos y habilidades que permiten el uso seguro y eficiente de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs). Estas habilidades contribuyen a la transformación digital de las empresas, gracias a la incorporación de nuevas tecnologías habilitadoras en las estrategias, proyectos y procesos de negocio. Se pueden clasificar en hard y soft. La combinación de los dos tipos de habilidades digitales ofrece a los profesionales competencias necesarias para gestionar, adaptarse y propiciar el nuevo entorno tecnólogico y digital dentro de las empresas.

1. Competencias Digitales Hard

Las competencias hard, o competencias duras, representan los conocimientos técnicos. Por ejemplo:

  • Internet of Things
  • Big Data
  • Inteligencia Artificial
  • Automatización
  • UX
  • Ciberseguridad
  • Programación

2. Competencias Digitales Soft

Las competencias soft o blandas son aquellas que te permiten adaptarte a los cambios. Son claves para generar una auténtica transformación en las empresas, contribuyendo a la incorporación de la tecnología a los procesos. Por ejemplo:

  • Resiliencia
  • Colaboración
  • Trabajo en equipo
  • Creatividad
  • Innovación
  • Inteligencia Emocional
  • Adaptación

Recomendable e imprescindible leer el artículo de las competencias digitales para profesionales sanitarios, que ya he compartido muchas veces, pero es un referente.

2.¿Estamos preparados las profesionales para esta situación actual de plena  transformación digital? 

Cuando el sistema estaba desarrollando e implementando  estrategias para abordar la cronicidad y el envejecimiento, y trabajando en una atención más centrada en la persona, o en la humanización, llega el Covid-19 y nos rompe todos los esquemas y todo el trabajo.

Esta crisis nos ha enseñado que el sistema puede ser mucho más flexible de lo que pensábamos, se han adaptado estructuras, procesos y circuitos y los profesionales hemos respondido trabajando en equipo.

Aunque queda mucho por hacer, se han producido grandes cambios en el sistema sanitario y las herramientas tecnológicas han ayudado enormemente: consultas remotas,videoconferencias, formación y congresos online, etc.

Se necesitan desarrollar competencias y estrategias de transformación digital, porque esto no va de pasar a digital todo lo presencial.La transformación digital de las organizaciones sanitarias se ha convertido en estos últimos tiempos aún más si cabe en algo imprescindible. El escenario actual y la sociedad lo están demandando, habiéndose convertido en un “must” desde que comenzó la crisis del coronavirus. Ya vamos tarde en la sanidad y no podemos retrasarnos más.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció hace semanas que su departamento ministerial, a través de la Secretaría General de Salud Digital, Información e Innovación del Sistema Nacional de Salud (SNS), ya está trabajando en el desarrollo de una Estrategia de Salud Digital. Esperamos con muchas ganas en qué va a consistir esta estrategia.

El resumen de esta pregunta es: “faltan recursos humanos especializados en Tic-Salud”

3. ¿Dónde se adquieren estas competencias?

Se necesita formación específica en estas competencias y luego la experiencia hará que se desarrrollen las habilidades para ello. Existen cada vez más en el mercado Máster y todo tipo de formaciones al respecto, que además muchos de ellos tienen la modalidad online, lo que te permite hacerlo a tu ritmo y desde casa.

Recomiendo hacer todo tipo de cursos relacionados con las competencias digitales, sobre redes sociales, habilidades digitales y un Máster sobre Salud Digital. Yo hice el de Salusplay, pero Universidades y empresas que formen en este sector hay muchas. Todo tipo de formación e-learning es recomendable y al final se trata de mejorar nuestro perfil profesional en aquellas competencias que nos apasionen.

4.Como enfermeras, ¿todas debemos tener alto dominio en este campo? ¿Cómo y dónde aplicar? 

Las enfermeras somos los profesionales sanitarios que más nos hemos implicado en tener dominio en este campo de las TICs que aplicamos a todas nuestras competencias profesionales y en todas las áreas de desarrollo profesional: asistencial, docente, investigador y en gestión. Todos los proyectos en los que se han aplicado las TICs han mejorado la atención, la calidad y la seguridad del paciente,  han mejorado la formación, la investigación y la asistencia.

5.¿Por qué deben estar las profesionales en redes sociales? ¿Y para qué?

Porque el paciente está en la red, este es el principal motivo. Las RRSS son herramientas de aprendizaje con las que adquirir competencias digitales. En España 46.75 millones de personas usa RRSS,  estamos ante la mayor revolución creativa y cognitiva. Existen peligros y negatividad hacia las RRSS, pero el mayor peligro es quedarse fuera ( mención al libro de “Socionomia” de Dolors Reig)

¿Para qué?

  • Compartir información fiable
  • Divulgar ciencia
  • Escuchar la voz del paciente
  • Compartir experiencias
  • Trabajo colaborativo en red
  • Salud Sin Bulos
  • Conectar y aprender, estar actualizados
  • Marca personal, identidad digital
  • Marketing Sanitario

6.Podríamos decir que como profesionales, tendríamos diferentes roles, uno como profesional, como persona usuaria, habrá también algunas personas a las que se les suma el de paciente…

Efectivamente Eva, pero en definitiva somos personas, todos somos pacientes, por tanto tenemos que ser muy responsables con nuestros perfiles profesionales a la hora de compartir contenidos y si además somos pacientes de alguna enfermedad aguda o crónica, compartir nuestro testimonio y experiencia para poder ayudar a otros iguales.

7.En qué redes y de qué manera deben estar presentes?

Redes sociales hay muchísimas y no se puede estar en todas con la misma dedicación, ni se comparten los mismos contenidos, por tanto depende mucho de qué  objetivos tengamos y sobre todo, en qué red nos encontramos más cómodos o nos manejamos mejor. Las principales en salud son Twitter, Facebook, LinkedIN, Whatssap, Instagram y Youtube. Ahora se suma Tiktok, Telegram y muchas más.

8.Recientemente has elaborado una guía de twitter para profesionales de la salud…

Aunque actualmente en Twitter hay mucha crispación, mucho ruido, trolls y conversaciones de temas políticos por motivo de la pandemia, Twitter es la red social donde más profesionales de salud conversan y tienen presencia, sobre todo enfermeras y pacientes. Elaboré una sencilla guía que te puedes descargar de manera gratuita al suscribirte a mi página web. Esta guía habría que elaborarla y actualizarla frecuentemente porque en las redes todo cambia por momentos.Ahora en Twitter también hay Stories, los “Fleets” y los algoritmos cambian, las condiciones de uso, etc, por tanto a pesar de tener una guía conviene mirar las últimas actualizaciones.

9.¿Consideras entonces las redes como un espacio adecuado para divulgar ciencia?

Efectivamente, las redes sociales son un espacio para divulgar ciencia y sobre ello realicé una conferencia en las IV Jornadas de Conocimiento Enfermero celebradas en octubre del 2019 en Cádiz tratando este tema en concreto.En esta conferencia hablé de algunos ejemplos de divulgación científica, como la del Instituto de Salud Carlos III, #CadaSemanaUnaRecomendacion #CienciaenelParlamento #invocacionenfermera y la infografia de Alfredo Montero de búsqueda científica a través de Twitter, por ejemplo. Muestra de ello también el libro que recomiendo de Cómo divulgar ciencia a través de las redes sociales de Javi Polinario.

1o.También es cierto que hay mucha información en la red que no toda es fiable, hay muchos bulos, las llamadas fake news.

Vivimos en la era de la desinformación, hasta ya hay un término para ello que ha surgido a la vez de esta pandemia, la “infodemia”.  Existen entidades y proyectos que se dedican a detectar bulos, como por ejemplo maldita.es. Sólo del Covid-19 detectó 851 mentiras, alertas falsas y desinformación.

También está el proyecto #SaludSinBulos en el que trabajan profesionales sanitarios y muchas asociaciones y sociedades científicas para detectar bulos, tu también puedes colaborar o denunciar un bulo. Es responsabilidad de todos los profesionales denunciar los bulos y parar las informaciones falsas.

11.¿Cuál es nuestro papel como profesionales sanitarios en esta gestión de los bulos de salud?

Nuestro papel es combatirlos, denunciarlos y parar esas cadenas de bulos que circulan por todas las redes sociales, la que más puede que sea por Whatssap. Los profesionales sanitarios tenemos  la responsabilidad de convertirnos en líderes de la información sanitaria en los medios digitales, trabajar en colaboración con los medios de comunicación para que la información que circule por la red sea cada vez más científica y venga de fuentes profesionales.

12.Otro de los usos y utilidades que suelen darse y que has comentado, es en torno al establecimiento de redes profesionales, de trabajo colaborativo. Exactamente, ¿a qué nos referimos con eso?

Trabajo colaborativo en red, definición del artículo de las Competencias Clave de los profesionales sanitarios: «Uso de herramientas y recursos digitales que facilitan el desarrollo de proyectos interdisciplinares y la atención sanitaria no presencial en colaboración con diferentes agentes sanitarios, incluidos los pacientes»

5.1. Conocer y saber utilizar las diferentes herramientas digitales basadas en la tecnología «nube» y que facilitan la cooperación no presencial y el trabajo en equipo.

5.2. Detectar y aprovechar las diferentes redes de colaboración en salud que se generan en Internet, y saber cómo contribuir adecuadamente en ellas.

5.3. Capacidad para conectar, conversar, compartir conocimiento y cooperar con otros profesionales con un objetivo común y de forma no presencial a través de Internet.

13.¿Puedes darnos algunos ejemplos de iniciativas relevantes en este campo?

  • Estudios de investigación que se realizan a nivel nacional e internacional
  • Trabajo colaborativo de todos los grupos de BPSO con la RNAO
  • Telecirugia: operar a distancia y con tecnología 5G. El cirujano Antonio de Lacy realizó la primera cirugía a distancia con tecnología 5G
  • Nuestra Asociación #FFPaciente
  • Grupos de innovación como #lateralsalud
  • Ejemplo concreto de mi experiencia en un artículo que publicamos en el 2016: La enfermera gestora frente las interrupciones al cuidado. Trabajo de colaboración en red junto a Alberto González, Albert Cortés, Sergio Toribio y Silvia Pérez presentado en la 27 Jornadas Nacionales de Enfermeras Gestoras organizada por ANDE en Burgos el día 26 de Mayo de 2016. Publicado en la revista TESELA
  • Y muchos ejemplos más.

14.También, hemos comentado el valor para las redes de pacientes. ¿Qué destacarías en esta línea?

Las redes y comunidades de pacientes son el mayor ejemplo de trabajo colaborativo y cómo la tecnología y las herramientas digitales  les permiten estar conectados, informarse, aprender, compartir, visibilizar y trabajar de manera colaborativa. Asociaciones como #FFPaciente, la comunidad de #pacientesquecuentan, las Escuelas de Pacientes y tantas otras comunidades de pacientes utilizan las redes para trabajar conjuntamente en muchísimas acciones.De todo ello se habló en la III Jornada de Alfabetización en Salud celebrada en la EASP.

15.¿Son estas redes una vía importante actualmente de fomentar y tener en cuenta las perspectivas de los pacientes?¿ Es una vía de participación de la ciudadanía?

Por supuesto que la es. Las redes han democratizado el conocimiento y son la mayor potencia de participación ciudadana. Muestra de ello la cantidad de acciones sociales que se consiguen por las redes sociales. Un ejemplo conocido mundialmente es la Activista Greta Thunberg, activista medioambiental por el calentamiento global y todo lo que ha conseguido y movilizado gracias a las redes. Un ejemplo brutal y que fue la mayor campaña en redes sociales de la historia es el Ice bucket Challange que inició el recientemente fallecido Pat Quinn, fallecido por ELA con solo 37 años y consiguió la mayor recaudación para la investigación de la ELA ( 185 millones de euros) Consiguió que hasta Donald Trump y  Bill Gates se unieran al reto más viral de la historia tirándose el cubo de agua helada por la cabeza.

16. ¿Son útiles para la atención y relación con las personas a las que atendemos? ¿ por qué? ¿Cómo podemos hacer en estos casos? Ventajas y riesgos.

Las redes sociales de pacientes han sido sin duda alguna la punta de lanza de la Salud 2.0 y un instrumento preciso para el empoderamiento de los pacientes y sus familias para el manejo de su enfermedad ( Reflexión en el artículo de Manuel Armayones, investigador del eHealth Center de la UOC)

En este artículo Manuel reflexiona en la evolución del uso de las redes por parte de los pacientes, y como la aparición de cada vez más redes de manera exponencial puede suponer un hartazgo, pero sin embargo, más bien es que cada paciente selecciona la red que quiere usar para estar informado, compartir, conectar, etcEl problema no es la calidad de la red, ni se su información, sino más bien de la demanda del paciente, que no es otra que la atención, la inmediatez, el tiempo ( ya) y de información fiable para su salud/enfermedad.Las redes claro que son útiles y aportan muchísimos beneficios, tiene más ventajas que riesgos, pero dependiendo del nivel de conocimiento y uso, se verán más las ventajas o los riesgos.Por eso es tan necesario formar para llegar a esas brechas digitales no solo de acceso, porque ya todo el mundo está en internet y en redes sociales, un 87% de los internautas entre los 15 y los 65 años está en redes sociales, un 97% usa movil, donde whatssap lidera las redes de uso, según el informe de RRSS de este 2020 de la IAB Spain.

Como dice Dolors Reig: “es mayor el peligro de quedarse fuera de las redes”

17.¿Estamos como profesionales preparadas para responder (y aceptar) las necesidades de las personas que atendemos como vez más activas, más empoderadas e hiperconectadas?

Hay muchos profesionales más que preparados y que están impulsando cambios importantes en el sistema y empujando a ellos. Pero también hay muchos profesionales que no están preparados ni aceptan que el paciente esté empoderado, mire en internet o le haga preguntas incómodas o quiera involucrarse más en su enfermedad. Seguimos teniendo un sistema muy paternalista,  a los profesionales nos gusta decirle a los pacientes lo que tienen que hacer y no dar más opción a la participación, porque supone trabajo o cambiar las inercias, los siempre se ha hecho así. Pero sin embargo, el sistema tiene que cambiar hacia un sistema participativo, donde el paciente forme parte de la toma de decisiones. El paciente está formado, informado y conectado, busca respuestas a su enfermedad y quiere soluciones, busca inmediatez y para ello los profesionales tienen que aceptar este cambio del rol de un paciente activo y participativo. El paciente ahora es impaciente, ejemplo del e-patient Dave, Dave deBronkart se convirtió en el fenómeno e-patient desde enero de 2007 cuando le diagnosticaron un tumor pulmonar y se convirtió en el protagonista activo de su enfermedad, defiende la autonomía del paciente. El primer paciente en dar charlas, famosa su charla TED o su libro que da claves para los profesionales sanitarios:

  1. Saber recomendar páginas web,
  2. Ofrecer contactos con otros pacientes similares,
  3. Ofrecer su dirección de correo electrónico,
  4. Preguntar por las preocupaciones de los pacientes,
  5. Hablar de pros y contras de cada opción terapéutica,
  6. Estimular que el paciente hable de sus preferencias,
  7. Preguntarle al paciente qué ha entendido,
  8. Compartir informes, resultados y notas clínicas.

19.Y en este contexto actual de pandemia, de necesidad de información, de sobreinformación, de bulos, de tele salud y salud digital…Esta pandemia está poniendo sobre la mesa muchos retos y oportunidades de cambio y mejora en los sistemas sanitarios de todo el mundo. ¿qué pueden ofrecer las nuevas tecnologías y las redes en este campo?

Un artículo publicado en Elsevier Public Health Emergency Collection pone de manifiesto cómo la pandemia de la Covid-19 es una oportunidad para cambiar la manera en la que atendemos a nuestros pacientes. 

Resumen: cuando más del  50% de la población mundial se encuentra confinada, la actividad presencial de seguimiento y control de enfermedades crónicas se ha visto relegada a una mínima expresión, cancelando consultas, pruebas, etc. Todo ello sumado al miedo a acudir al hospital o al centro de salud hace que muchos pacientes estén sufriendo las consecuencias de descompensaciones enormes en su enfermedad. Una de las acciones para atenuar en parte lo anterior, ha sido la puesta en marcha de teléfonos de información, atención rápida y seguimiento para evitar el desplazamiento de los pacientes a los centros sanitarios con sospecha de COVID-19 y así, evitar una mayor propagación de la enfermedad. En España, todas las Comunidades Autónomas han puesto a disposición de la ciudadanía números de teléfono específicos para consulta sobre COVID-19, además del número internacional de emergencias 112. Pese a ello, las dimensiones de la pandemia provocada por el SARS-CoV-2 no sólo han puesto a prueba la capacidad real de los sistemas sanitarios, también la capacidad virtual. En este sentido, son muchas las voces que están viendo en ello una gran ocasión para una mayor implantación de las consultas no presenciales, especialmente en el seguimiento y control de los pacientes con enfermedades crónicas.Este seguimiento telemático nos recuerda el papel fundamental de las enfermeras como elemento clave en la atención no presencial.

El cardiólogo Eric Topol, en su libro «The Creative Destruction of Medicine: How the Digital Revolution Will Create Better Health Care» describe la medicina de un futuro cercano como una práctica más personalizada gracias a las nuevas tecnologías, eminentemente preventiva y en la cual los propios usuarios juegan un rol muy activo, en lugar de limitarse a visitar al médico como única forma de contacto. Además, afirma que esta nueva medicina disminuirá costes y reducirá las necesidades hospitalarias. Muchas de las nuevas tecnologías son ya una realidad, entre ellas sensores biométricos capaces de enviar información de las constantes vitales en cualquier momento o la posibilidad de realizar un electrocardiograma (ECG) con un dispositivo de teléfono móvil, utilizado por muchos cardiólogos en el mundo.

Este nuevo escenario debe abrir un espacio de reflexión entre el personal sanitario, pacientes, administración, en definitiva de todo el sistema sanitario para adoptar enfoques de asistencia virtualizados que eviten la necesidad de reuniones físicas entre pacientes y médicos.
Como lo señalamos previamente, estamos ante una gran oportunidad para cambiar el modelo asistencial.

2O.Entre los temores y obstáculos para el crecimiento en esta área se encuentra la falta de seguridad y de confidencialidad de la información.

Todos los sistemas de información sanitaria trabajan en este tema de seguridad, privacidad y confidencialidad de información y ahora con la pandemia se han tenido que poner más las pilas en este tema para asegurar sistemas y canales por los que vehiculizar la información de los pacientes, y más con el tema de la teleasistencias y el teletrabajo.De hecho, el responsable de los servicios de coordinación de sistemas de información de Andalucía, Fran Sánchez Laguna,  explica en el blog Diraya Abierto y en muchísimos Webinars y congresos realizados en estos tiempos de Covid-19, todo el trabajo que han hecho para mejorar la seguridad y confidencialidad de la información, como por ejemplo Mercurio para el envío de documentación a pacientes. O en un webinar que impartió en noviembre explicó todas las herramientas de las que disponen los trabajadores del SAS para el tema de la telemedicina, para asegurar la seguridad y la confidencialidad.

Agradecer nuevamente a la Escuela Andaluza de Salud Pública por invitarme a participar en este ciclo de #HablemosdeCuidados, en especial a Eva Martín y a Elena Gonzalo. Esta entrevista me dió la oportunidad de charlar sobre temas de interés y que me apasionan, me hizo aprender más al preparármela y disfruté mucho de este ratico con Eva, que es una excelente profesional.

Gracias por confiar en mi.

@DUEdevocacion

Deja un comentario